lentes de contactoLas lentes de contacto, asimismo llamadas lentillas o bien pupilentes, dan una visión periférica más extensa que las lentes usuales y pueden quitar o bien reducir significativamente la distorsión de imágenes, con lo que definir y contrastar las siluetas, colores o bien formas es más natural.
Los primordiales inconvenientes de visión que resuelven las lentes de contacto son:

Miopía. Anomalía que impide ver cosas o imágenes en la lejanía, debido a que el globo ocular tiene la manera de un huevo recostado y el objeto o bien imagen que se quiere observar se enfoca delante de la retina (situada en el fondo del ojo) y no precisamente sobre ella.

Hipermetropía. Defecto del ojo que se identifica por la imposibilidad de enfocar objetos próximos meridianamente en la retina, debido a que el ojo tiene forma ovalada y no redonda, que sería lo normal.

Astigmatismo. Minoración de agudeza visual, tanto para poder ver de lejos como de cerca, debido a la distorsión o bien irregularidad en la curvatura de la córnea (membrana ocular transparente que se halla de manera directa en contacto con el exterior), lo que causa que los bordes de los objetos se observen turbios o bien mal definidos o bien que las imágenes que percibimos se vean alargadas o bien ovaladas.

No es extraño que haya quien presente doble inconveniente visual, por servirnos de un ejemplo, no acotar objetos (lejos o bien cerca) y, por si fuera poco, verlos irregulares. Por suerte, la ciencia médica ha conseguido avances esenciales para corregir estas anomalías a cualquier edad, siendo la prescripción de lentillas una alternativa muy popular.

El oculista es el especialista indicado para prescribir el género de lentilla que mejor resuelva el inconveniente del paciente, pudiendo elegir entre los siguientes:

Suaves. Son seguramente las más utilizadas por ser realmente cómodas y apropiadas para un modo de vida activo; están compuestas de una substancia sintética suavísima y poseen alto porcentaje de agua que deja el flujo de oxígeno a los ojos. Los avances tecnológicos dan lentes suaves de cambio usual o bien programado, que bien pueden ser de empleo diario o bien prolongado, y están diseñadas para ser sustituidas cada quince, treinta o bien noventa días.

Recias. En los últimos tiempos se han registrado avances significativos con respecto a la permeabilidad al oxígeno de las lentillas recias y ahora pueden ser toleradas sin inconvenientes por los ojos; sin embargo, son más pequeñas, menos manejables y requieren de mucho cuidado al manipularlas.

Estéticas. Este género deja acentuar y cambiar el tono de ojos a través de ligera tonalidad que las hace más visibles; no tienen graduación para corregir inconvenientes de visión.

Con protección UV. La radiación ultravioleta (UV) puede dañar todo el ojo, de forma especial córnea, cristalino y retina; estas lentes son una buena alternativa para las personas que pasan un buen tiempo al aire libre o para quienes desean mayor cobertura. Sin embargo, se debe tener en consideración que la protección UV en lentillas no reemplaza al “escudo” que dan las gafas de sol, pues las lentes no cubren todo el ojo. Por eso que cuando la radiación solar es intensa se debe emplear adicionalmente quevedos para Sol.

Las nuevas tecnologías y materiales han dado grandes pasos con la intención de mejorar ajuste y durabilidad de las lentes, aparte de que se han mejorado los productos para transportarlos y desinficionarlos, facilitando su cuidado y también higiene. Tanto las lentes como los productos para su cuidado y mantenimiento, lo puedes adquirir online en http://www.lentillasadomicilio.com/lentes-de-contacto-online.
Aparte de la estética y comodidad que brindan, estos instrumentos han sido la solución para atletas de alto desempeño y personas que laboran en lugares donde se deben usar máscaras o bien protectores por cuestiones de seguridad.

Para mejor aprovechamiento de las lentillas, mayor duración y que no den inconvenientes en la visión es recomendable continuar los próximos consejos:
-Lavarse las manos ya antes de manipularlas (de preferencia con jabón neutro).
-Jamás frote sus ojos con las manos sucias.
-Evite bañarse con ellas puestas.
-Jamás duerma con las lentillas puestas.
-No las exponga a vapores químicos.
-Particularmente, las mujeres deben colocárselas ya antes de aplicarse maquillaje o bien crema, para eludir que se contaminen.
-No las compartas de ningún modo con otra persona, puesto que al hacerlo se puede ocasionar una seria infección en los ojos e inclusive daño permanente a la vista.
-Cada una de ellos se diseña y fabrica conforme al requerimiento de quien las pide, aun las lentes de color.
-Prosigue las recomendaciones del oculista para adecentar, desinficionar, enjuagar y guardarlas, acciones que hoy en día se pueden realizar con una solución multiusos que da protección humectante y lubricación prolongada entre las lentes y el ojo, lo que atenúa la resequedad y también irritación, y ayuda a que sean agradables. Recuerda que las lentes sucias pueden contaminarse de manera fácil y con esto traer inconvenientes a los ojos, como irritación y lagrimeo excesivo o bien infección que impiden una visión limpia.
-No las utilices más del tiempo que el oculista haya prescrito, por poner un ejemplo, si la indicación es traerlas puestas no más de doce horas, retíralas y usa quevedos de reposo, puesto que de no acatarlo de esta forma implica correr el peligro de que la córnea se inflame y se presenten daños mayores que pueden llevar a la cirugía.