Principios para aumentar nuestra autoestima

Para aumentar la autoestima hemos de saber integrar los valores que poseemos, nuestras creencias con la propia conducta, con nuestros hechos. Precisamos de principios que guíen nuestras vidas, esos principios, esas normas podrán ser más aconsejables o menos, pero lo que es cierto es que las necesitamos. Hay veces que esas normas contradicen la vida, entonces tendremos que aprender a cuestionarlas y apartarnos de ellas, ya que no nos aportan nada para subir la autoestima, pues pueden ir en contra de nuestra vida y desarrollo humano. Dipepsa

Para mejorar la autoestima hemos de conseguir autoaceptación. Ello no quiere decir que no intentemos mejorar, evolucionar en nuestro aspecto exterior, nuestro estado material, nuestra casa, nuestra ropa, nuestro coche, nuestro trabajo, para mejorarlos. Significa no estar en constante enfrentamiento contra nosotros mismos, por tanto aceptaremos lo real sobre nosotros mismos, los hechos sobre nosotros y los respetaremos, aunque si no nos agradan, podremos mejorarlos. En el supuesto de que no tengamos posibilidad de mejoría, quiere decir que su cambio no nos corresponde a nosotros, por lo tanto deberemos autoaceptarlos.

Para mejorar la autoestima, no hemos de someternos a situaciones no deseadas o violentas para nosotros mismos o nuestro cuerpo. No hemos de dejarnos manipular, violentar, someter, explotar, menospreciar, etc. Para aumentar la autoestima, hemos de aprender a decir no, frente a situaciones no deseadas.

Los zapatos de fiesta segun el dress-code

En nuestra vida, nos surgen eventos o fiestas a los que estamos obligados a participar. Bien si somos forofos de la moda como si no, seguimos atentos las tendencias del momento, son momentos en las que a todas nos gusta brillar. Por eso, nos dedicamos a la búsqueda del vestido perfecto, que nos haga sentir especialmente femeninas y glamurosas, y también de los complementos; ciertamente responsables del éxito final de nuestro look.
Tocados, joyas o bisutería, carteras… todos son necesarios pero ninguno lo es tanto como el calzado. Los zapatos de fiesta, son esa cosa mágica que puede arruinar un look por completo o pueden elevarlo hasta lo máximo de elegancia, si son acertadamente elegidos. Por lo tanto, es imprescindible saber qué tenemos que tener en cuenta, en el momento de escoger nuestros zapatos de coleccion fiesta.

Los zapatos de fiesta según el dress-code

Para cualquier evento social, hay un dress-code o código de vestimenta, cuya exactitud varía según el tipo de evento en particular. En el caso de una fiesta, podremos encasillarlo en etiqueta y media etiqueta, también llamada como formal o cóctel.

Etiqueta
Son consideradas de etiqueta, las ceremonias más formales o eventos sociales de gran solemnidad, por ejemplo, las bodas. El dress-code de una boda, nos conduce a elegir nuestro vestuario, en función del momento del día en que se tenga que celebrar.

En las bodas de día, tendremos que conseguir un vestido cuyo largo llegue hasta la rodilla o, como mucho, algunos centímetros más corto. El diseño y tejido estarán marcados por la moda y nuestra personalidad. Debido al largo del vestido, el calzado tiene gran protagonismo, siendo un acierto el uso de sandalias de tacón fino. La moda de hoy, nos ofrece sandalias con plataforma que, en ningún caso tendrá que ser muy alta.

En las bodas de noche el protocolo es más estricto, generalizando el vestido largo que cubra el zapato. El calzado tendrá que ser siempre de tacón alto y fino. Puede ser de tipo salón, raso, piel ante o charol. También es posible el usar sandalias o peep-toes.

Artículos sobre los zapatos de tacón en seo10.es/blog/zapatos-de-tacon-fiesta-y-novia/

Fotografiar en pasarelas

Hablaremos de pasarelas, es decir, de fotografía de pasarela. Fotografía no hace falta que digamos que es. Pasarela, para los despistados, es ese camino recto por donde se pasean las (y los) maniquíes portando, normalmente, prendas de vestir o complementos. (Es preferible decir maniquí, la palabra modelo es mas generalizada y se refiere no solo a las que pasan sino también a las (los) que posan en lugar de referirse a trajes, vestidos, bañadores… Un acuerdo, para no andar con errores a partir de ahora hablaremos en femenino).

Llevar a buen puerto la fotografía de una pasarela, no es tan fácil si no se procuran dos o tres claves, que intentaremos explicar. La pasarela se presta con mucha facilidad, a una foto con desenfoques, movida y poco fiel en la representación del colorido. De estos tres defectos, el más grave es el de los colores, quizás ya por costumbre. Entonces es que garantizar una prenda bien tomada, puede consumir bastante material. Puede ser en algunos momentos, similar a la fotografia de bodas, donde en muchos momentos las figuras están en movimiento y la experiencia del fotógrafo se tiene que hacer valer.

Una pasarela, para comenzar suele ser estrecha y se pierde en el público, es decir, que suele ser bastante larga. La posición idónea es “a pie de pasarela”, es decir, en un lateral, viendo llegar las maniquíes. Posiblemente a más altura que el nivel de la pasarela (pero sin llegar a tomar picados). Esto nos dice, que la óptica va a ser teleobjetivo no muy largo (a no ser en casos excepcionales).

www.christianrosello.com/

Opcion del hielo en los cocteles

Debemos destacar, que en los preparados en los que el hielo es excluido del coctel, es decir, que se cuela la preparación, ese mismo hielo no podrá usarse nunca para enfriar otros cócteles, ya que el utilizado en una preparación toma el sabor de ésta y desvanece el Bouquet en otra distinta. El hielo no es costoso, por lo que deberá sustituirse siempre, y su tamaño no deberá ser mayor al de una nuez.

Se puede decir, que el hielo es subestimado ya que su función es la de enfriar, sino que en muchos preparados es un ingrediente más. Aunque éste sea colado y excluido de la preparación final, una vez que entra en contacto con la preparación deja su cometido, suavizando el alcohol, fusionando los licores, realzando su aroma, etc. Puedes ampliar más información en http://www.cocteltv.com/son los especialistas punteros en coctelería, encontrarás cosas muy interesantes sobre el tema.

Existen variadas formas de enfriar un vaso, antes de incluir la bebida. La más simple es meter el vaso en el refrigerador, un par de horas antes de utilizarlo. Si esto no es factible, se puede llenar el vaso con hielo triturado justo antes de usarlo, o hacer lo mismo con cubitos de hielo y sacarlos antes de servir el trago.
Otra manera, es la del método del escarchado, ya que a la vez que enfriael vaso le da una decoración particular. Se trata de sumergirlo en agua con hielo y ponerlo al congelador durante media hora. Esto le dará una apariencia escarchada a toda la superficie y la posibilidad de poner el trago en el vaso ya frío, para que no pierda temperatura al servirlo.

¡Hola mundo!

Bienvenido a WordPress. Esta es tu primera entrada. Edítala o bórrala, ¡y comienza a publicar!.