El cuidado para con tus gafas graduadas

gafas graduadas

Nuestras gafas graduadas son una parte más de nosotros, son más que un accesorio. Las gafas las portamos a diario, nos facilitan la vida y nos hacen más atractivos. Por eso que debemos cuidarlas y protegerlas de las abrasiones, golpes y demás maltratos a los que las sometemos.
Y a pesar de que podemos encontrar gafas accesibles en Lentiexpress, como en nuestra nuestra página web de gafas graduadas (monturas y lentes), todavía de este modo debemos cuidarlas con todo nuestro empeño, entrar aquí.
Por eso hoy traemos unos consejos para cuidar tus gafas, bien graduadas como tus gafas de sol y ayudarte de este modo a que te duren más tiempo ahorrando dinero:

Guarda tus gafas en su funda
Una de las causas más frecuentes de que tus gafas se estropeen, es de que se ralle el cristal por haberlas dejado sueltas en el bolso, o en el coche. También, corren el riesgo de partirse frente un golpe o caida si no están apropiadamente protegidas. Por eso, te recomendamos que las guardes siempre y en todo momento plegadas en su funda. Pregunta en tu óptica más próxima por una funda para tus gafas.

Limpia tus gafas con su gamuza
En el instante en que tus gafas estén ralladas, dejarán de serte útiles y vas a deber cambiarles el cristal. De ahí, que te recomendamos limpiarlas de forma frecuente con su gamuza singular, que te debe haber proporcionado tu óptica al adquirir tus gafas. No las limpies con servilletas de papel o tu camiseta, pues podrías rallarlas.

Lava tus gafas con productos recomendables
No emplees productos abrasivos para limpiar tus gafas graduadas. Lávalas con agua y jabón neutro y sécalas bien con un paño limpio de algodón. Si tus gafas tienen varillas metálicas no las mojes en exceso.

No toques con los dedos el cristal
Procura coger siempre y en todo momento las gafas de las varillas, y evita dejar huellas de grasa o otros restos que puedan rallar la gafa y complicar su limpieza.

Emplea las dos manos para quitarte las gafas
Si te quitas las gafas siempre y en toda circunstancia con una mano, corres el riesgo de que acaben deformándose. Mejor quítatelas siempre usando las dos manos para compensar el peso.

Evita las fuentes de calor
Nunca te dejes las gafas en el coche a pleno sol o cerca de una fuente de calor, pues con la dilatación de los materiales tus gafas podrían deformarse.

Sustituye las plaquetas nasales a veces
Las plaquetas nasales son las piezas que mantienen las gafas sobre la nariz. Con el tiempo, estas se van gastando y ofrecen menor soporte a la montura y las gafas tienden a caer nariz abajo. Te invitamos, a que te acerques a tu óptica para cambiarlas cuando empieces a apreciarlas flojas o gastadas.

Como ves, es sencillísimo aplicar estas prácticas para cuidar tus gafas. Así seguro que te duran sensiblemente más tiempo y ahorrarás mucho dinero.

Gafas graduadas progresivas

 

gafas graduadas

Si bien lo cierto es que no sé porque las llaman de este modo, por el hecho de que Free-Form en inglés puede representar forma libre, al paso que el tallado es todo lo opuesto. Es plenamente adaptado conforme los siguientes factores.
*Graduación del paciente.
*Tipo de montura que escoja.
*Distancia entre las pupilas de tal paciente.
*Ángulo facial: ángulo existente entre la gafa y la cara del usuario.
*Ángulo pantoscópico: ángulo que forman las varillas de la gafa con el aro que sostiene las gafas.
*Distancia de la pupila del paciente a la base inferior de la gafa.
*Distancia desde la córnea del ojo, al cristal de la gafa.
*Distancia de lectura del paciente.

Tallado tradicional
En el tallado tradicional no se tenían presente todas y cada una esta variables, tan solo la graduación y la altura de la pupila. Las nuevas gafas graduadas progresivas Free Form, cuentan con esta gran ventaja, y unidas a su aplicación en un progresivo de campos extensos, daría como resultado unas gafas a las que el usuario se amoldaría fácilmente, y que le darían una buena visión a todas y cada una de las distancias.

gafas graduadas

En la propia gama de gafas graduadas digitales o bien free-form, puede por su parte existir dos divisiones más, dos gamas. En un caso así las diferencias residen más en una ampliación de cuota de mercado que en otra cosa. Mas cualquier progresivo Free Form tiene una calidad suficiente, para contar con una adaptación más que satisfactoria. Nada que ver con las primeras gafas progresivas que se comercializaron, y que, desgraciadamente, aún siguen vendiéndose.

Es buena ocasión de lograr unas gafas progresivas de última tecnología a un costo excelente.
Además de esto, como todas y cada una de las gafas progresivas que adquieras en cualquier óptica, si no te amoldas, se pueden cambiar. Con lo que no se pierde nada, inversión segura.