Las hipotecas baratas dependiendo del tipo de interes

 

hipotecas baratas

 

El tipo de interés que se aplica a la hipoteca determinará, en buena medida, la cuota mensual que vamos a pagar cada mes. Generalmente, podemos distinguir tres clases de hipotecas conforme el tipo de interés:

* Hipotecas a interés fijo: son créditos hipotecarios que sostienen exactamente el mismo interés desde el comienzo hasta el final, pues no están referenciadas a ningún índice, como puede ser el euríbor. El cliente del servicio conoce desde el comienzo cuál va a ser precisamente el interés de su hipoteca por siempre, como el valor de las cuotas y el importe total de la hipoteca.

 * Hipotecas a tipo variable: las hipotecas con un tipo de interés variable se componen de un diferencial fijo y el valor de un índice de referencia, por norma general euríbor a doce meses. El interés de la hipoteca cambia pues el índice cotiza a diario y cada mes lanza una cotización media. Por esta razón las hipotecas baratas variables tienen revisión, anual o bien semestral, en la que se les aplica el valor del euríbor del mes o bien un par de meses precedentes.

* Hipotecas a tipo mixto: son hipotecas que combinan un periodo con un tipo de interés fijo y un tramo con un tipo de interés variable. Generalmente los primeros años de la hipoteca son a tipo fijo y el segundo tramo de la hipoteca tiene un interés variable, si bien puede ser al contrario dependiendo de la entidad y de la actualidad del mercado económico. Hoy día estas hipotecas empiezan con una primera fase a tipo fijo y más tarde a tipo variable.
Pedir un préstamo hipotecario para la adquisición de una residencia es un proceso largo y complejo. Pero podemos ayudarnos utilizando las ventajas del simulador hipotecas de Ferco Gestion.

La cuota mensual
Es el pago de las mensualidades de la hipoteca,es decir los pagos que iremos abonando de forma periódica al banco, la opción más usual son pagos mensuales. Si nuestra hipoteca es a tipo fijo, abonaremos la misma cuota cada mes, pues el interés no se encuentra ligado a ningún índice de referencia que pueda cambiar, como en el caso de las hipotecas a tipo variable. En estos casos nuestra mensualidad podrá cambiar tras cada revisión de la hipoteca, que tendrá lugar generalmente cada año (aunque también puede ser de seis meses, un par de años…).
El importe de las cuotas mensuales de la hipotecas, se componen de intereses y capital (y cuota del seguro en las hipotecas con seguro de prima única financiada). Al principio del préstamo hipotecario, la parte del interés es más elevada y conforme transcurren los años, la parte proporcional al capital es superior en detrimento a la parte de intereses.

La refinanciacion de segundas hipotecas baratas

La refinanciación de tu hipoteca cuando tienes más de una, puede ser más complicado de lo que sería si sólo fuese una. Si actualmente tienes una segunda hipoteca, es posible refinanciar, pero debes estar preparado para un largo periodo de aprobación, de lo que llevó obtener tu primera hipoteca. La cantidad de capital o el valor del préstamo será un factor importante, en cuanto a si tu refinanciación para consolidar las dos hipotecas en una sola será posible o no. hipotecas baratas

 Por ejemplo, si eres dueño de una casa por valor de 300.000 euros y tienes una primera hipoteca sobre la propiedad de 150.000 euros y llevar a cabo una segunda hipoteca de 90.000 corresponderá a un 80% del valor de tu casa, si bien esto puede ser necesario, se debería evitar . La razón es, porque necesitas tener una estrategia de salida, para cuando quieres salir de la segunda hipoteca, que es probable sea de una alta tasa de interés y altos pagos. Siendo que estás en el 80% del préstamo, será muy difícil para refinanciar los dos préstamos en uno en un futuro próximo, porque ahora tu probablemente tendrás que buscar la aprobación de las llamadas hipotecas baratas, un prestamista institucional para consolidar las dos hipotecas en una, que tendrá que estar por encima del 80% del valor del préstamo, porque no tendrá suficiente “espacio” en la nueva primera hipoteca, a la rentabilidad de los dos préstamos hipotecarios con la nueva hipoteca y un poco más, para cosas como una tarifa de prestamista, honorarios de abogados y, posiblemente, una tasación de valores.

Si el valor del préstamo es demasiado alto, podrías terminar atrapado en la segunda hipoteca durante más tiempo del planeado, con la única salida de bajar la relación préstamo a valor, mediante el pago de la primera hipoteca o la esperanza de que el valor de los hogares aumente. La mejor manera de evitar los posibles problemas de refinanciación de tu segunda hipoteca, es que cuando entres en tu contrato de segunda hipoteca, intentes mantenerte por debajo del 75% del préstamo a valorar, si es posible.

  ¿Cómo refinanciar una segunda hipoteca?

  El valor de la propiedad será el factor principal. Como se ha mencionado, la relación préstamo-valor es una medida clave en esta situación, lo que puede significar que el nuevo prestamista hipotecario, solicitará una tasación de tu propiedad. Si los valores se van apreciando en tu área, por regla general, no representará un problema, pero si ha habido una gran cantidad de ventas en corto o ejecuciones hipotecarias recientemente en tu comunidad, puede tirar de tus valores a la baja, y entonces puedes terminar sin la aprobación para tu segunda refinanciación de las hipotecas.

 Si quieres refinanciar una segunda hipoteca, pero el prestamista te niega la solicitud, ¿qué puedes hacer?

Habla con un agente de hipotecas, como fercogestion.com/es el debe ser capaz de desarrollar soluciones creativas a los problemas de financiación que rodean la casa. Si has llegado a una nueva posición en el trabajo, que está cobrando más dinero, y quieres pagar esa segunda hipoteca antes, puedes ahorrarte una gran cantidad de dinero, a menos que tengas un préstamo cerrado, lo que haría cobrar intereses, tasas, diferenciales si pagas por adelantado, entonces tu agente hipotecario debe ser capaz de ayudar a explicar tu estado, para refinanciar las opciones de la segunda hipoteca. Si tu segundo prestamista, dice que no a la renovación, otra opción es ir a tu primera hipoteca titular y pedir una consolidación de los dos préstamos. Querrás mirar, por supuesto, los requisitos para los préstamos y los costos de cierre, antes de firmar cualquier nuevo papeleo. La mayoría de los prestamistas, tratan una refinanciación como una nueva solicitud de préstamo, y si el banco ha elevado sus exigencias en cuanto a la puntuación de crédito, pero tu puntaje de crédito está aún por debajo de ese nuevo mínimo, no calificas para la refinanciación.

  Segundo Préstamo Hipotecario

  Los costos de cierre, de cada solicitud de préstamo y el escenario son diferentes, por lo que querrás pensar acerca de la solicitud de la refinanciación, incluso te ahorrará dinero.  Para obtener la mejor perspectiva sobre tu segunda situación de refinanciamiento hipotecario, debes de hablar con un profesional de la hipoteca. Un profesional de la hipoteca, puede ofrecer muchas maneras de mejorar tu flexibilidad financiera y te ayudará a obtener la mejor financiación, a los precios más favorables y con la estructura de tasa más baja.

Fallecimiento del titular de las hipotecas

Los bancos, en el tema de las hipotecas baratas para el caso como el que aquí tratamos, suelen tener muy cubiertos los riñones con los seguros de vida. En su práctica, obligan a que el cliente contrate un seguro de vida en el instante de la firma de la hipoteca. Pues ante la muerte del titular, el seguro cancela al instante la cantidad de la hipoteca, pudiendo alcanzar incluso el 100%, en función del seguro.

 Ésta es la fórmula más usada por bancos y cajas para minorizar su riesgo a un posible impago, a su vez el heredero se asegura de recibir el inmueble con menor cargas, una deuda más baja o incluso libre de intereses, en el caso de que el seguro haya efectuado el pago del total, de lo que quedaba de hipoteca. Esta clase de seguros de vida no son obligatorios. El cliente podrá decidir si los contrata o no en el momento de firmar la hipoteca, aunque la presión que se recibe por algunas entidades para que se firme, suele ser importante. Si accedes a uno de estos seguros – te dicen- el tipo de interés puede bajar un 0,05 %, por ejemplo, por lo que esta fórmula puede ser como una condición precisa, para ofrecer un mejor producto al usuario. De la misma forma, los bancos bajan el tipo de interés variable (que se fija en relación con el Euríbor) si el cliente contrata un plan de pensiones, una tarjeta de crédito concreta, otro tipo de seguro, etc.

En España aún está por normalizarse el concepto de herencia de una hipoteca en el tiempo, aunque ya nadie se asusta por la contratación de hipotecas a 40 y 50 años. En otros países, como el Reino Unido o Estados Unidos, la fórmula de deuda de las empresas se trasladó hace algunos años a las familias, ya de por sí bastante cargadas de deudas, lo que provocó la contratación de las hipotecas de viviendas para cien años. Un hecho que sin ninguna duda, nos lleva a que el valor del inmueble no sea aportado totalmente por una sola persona. Cuando el primer cliente fallece, lo que necesariamente pasa antes de pagar el préstamo hipotecario, la deuda la hereda su hijo (o sucesor), que afrontará el resto de pagos en el tiempo que tengan estipulado.

Fuente: fercogestion.com/es/simulador-hipotecahipotecas

Tipos de prestamos hipotecarios

Para esta oportunidad, hablaremos sobre los tipos de préstamos hipotecarios que existen actualmente dentro del mercado, de esta forma podemos tener algunas bases informativas, con las cuales podamos conseguir las mejores hipotecas, en especial aquellas que más nos beneficien.

Para empezar, hablaremos un poco sobre lo que son este tipo de créditos, los créditos o préstamos hipotecarios, simplemente son el dinero o el capital que es solicitado por cada individuo, con la única finalidad de tener la suma que necesita para comprar una vivienda nueva, sin mencionar que también puede ser utilizado para otros fines, como por ejemplo de reparación.

Tipos de préstamos hipotecarios

Existen en el mercado solo tres tipos de créditos hipotecarios, de esta forma podrás elegir después de un análisis las hipotecas que existen y que más te convienen, veamos:

1. Préstamos a interés fijo: como ya lo habíamos mencionado, son el tipo de interés en el cual se fija una cuota fija que se mantienen durante todo el tiempo que dura el préstamo. Dentro de las ventajas de este tipo de préstamo, encontramos que las personas siempre tienen conocimiento sobre el valor que se deberá pagar cada mes.

2. Préstamos con interés variable: este consiste en todo lo contrario al primero, en este tipo el interés que es variable cambia de forma semestral o anual y siempre se busca la forma de ajustarlo, a las condiciones existentes dentro del mercado actual. Para las hipotecas se basan en el índice del Euribor.

Para mayor información o para utilizar nuestro comparador hipotecas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Fuente: fercogestion