Los rotulos baratos en los locales comerciales

rotulos baratos

Cuando iniciamos nuestro nuevo negocio deseamos que destaque. Deseamos que llame la atención de los posibles clientes del servicio. Que tenga visibilidad y personalidad.
Una de las formas de lograrlo es a través de los rotulos baratos y la decoración de la fachada.
No obstante la rotulación y señalización de las fachadas de los locales, lo que se acostumbra a llamar en las ordenanzas rótulos o bien “muestras y banderines” no depende solo de nuestras preferencias y debe cumplir unas reglas y medidas.

En la actualidad es frecuente, en el instante de montar un negocio, que el dueño contrate a un diseñador para dar forma a la fachada del local.
Es una muy buena opción y los diseñadores con experiencia en el diseño de fachadas comerciales tienen presente las ordenanzas municipales en el momento de proyectar.
No obstante asimismo he encontrado algún caso donde no ha sido de esta manera.
En estos casos es preciso comprobar el diseño para amoldarlo a la ordenanza, pues las muestras, banderines, toldos y banderolas asimismo han de ser autorizados por el Municipio.

Para eludir estas situaciones, siempre y en todo momento es preferible tomar en consideración desde el comienzo lo que nos señalan las ordenanzas y amoldarnos a ello.
En esta entrada veremos los aspectos primordiales a tener en consideración.
Nos referiremos al caso específico de la ciudad de la villa de Madrid, no obstante muchos de los criterios son afines para otros ayuntamientos de la Comunidad de Madrid que asimismo disponen de sus ordenanzas.

¿Qué son las “muestras y banderines”?
Cuando charlamos de muestras, nos referimos a los carteles paralelos al plano de la fachada del local, y que se ponen sobre ella.
Las muestras pueden montarse en la planta baja y en la planta primera de las construcciones y pueden ser opacas o bien contar con iluminación.
Los banderines, en cambio, son carteles perpendiculares al plano de la fachada.
Los ejemplos tradicionales de banderines son las señales luminosas con forma de cruz verde de las farmacias y los banderines que se acostumbran a montar en pubs, bares y restaurantes.

Hay que distinguir los banderines de las banderolas
Los banderines son recios, al tiempo que las banderolas se fabrican con materiales flexibles, como lonas plastificadas, y tienen una regulación diferente.
Estos elementos de señalización (muestras y banderines) tienen la función de enseñar el nombre del establecimiento y, en su caso, la actividad que se hace, y no pueden contener propaganda de otro tipo.

¿Qué indicaciones deben cumplir los rótulos, muestras y banderines en la fachada de un local?
Los rotulos baratos para la fachada, cuando se instalan en la planta baja y en la planta primera reciben la denominación de muestras y banderines.
Las muestras, como hemos dicho, pueden ser opacas o bien contar con iluminación, propia o bien proyectada.
Cuando se coloquen focos para alumbrar una muestra o bien banderín la línea de proyectores no va a poder sobresalir más de ochenta cm de la fachada del local.
La iluminación proyectada, debe tener siempre y en todo momento una orientación descendente y estar formada por una sola línea de focos ubicados en la parte superior.
La proyección de la luz no puede exceder los límites de la muestra o bien banderín y debe tener un efecto de desvanecimiento, no proyectándose de manera directa sobre la superficie.

Generalmente están prohibidos para este empleo los rótulos con mensajes móviles o bien variables.
Las muestras y banderines con iluminación, van a poder encenderse desde las siete de la mañana hasta la salida del sol, y desde la puesta de sol hasta las doce, las oficinas de farmacia van a poder continuar encendidas las veinticuatro horas del día.
Vamos a deber tener en consideración que, por lo general, no se deja el montaje de este tipo de elementos en edificios clasificados como Recursos de Interés Cultural y en sus ambientes de protección, y su instalación está limitadísima en edificios clasificados con niveles 1 y 2 de protección.

Los rotulos en el paisaje urbano

El rótulo es un elemento más del paisaje de una ciudad, sin embargo, es un producto muy concreto con tres propósitos; llamar la atención de los posibles clientes, dar a conocer los servicios prestados en el establecimiento y crear ventas por impulso. Es más que un sencillo reclamo publicitario, posee la responsabilidad de la mayor o menor cantidad de visitas y el elemento que proyecta la imagen del local o empresa a la que publicita.

El rótulo además de embellecer, como letrero informativo de la actividad propia del local al que publicita, resulta clave en el volumen de visitas del local.

En la fundación de señalización de los EE.UU. han publicado algunos estudios, en los que se demuestra que el uso de un rótulo correctamente y a la vez atractivo, aumenta en más del 100% el número de visitas. Esto demuestra que estos soportes publicitarios, están entre los más eficientes y más baratos sistemas publicitarios.

El rótulo no es un gasto, es una inversión de futuro que se amortiza con rapidez, puesto que incide directamente en una serie de factores con relación al número de visitas del establecimiento y la imagen de la marca, su recuerdo y la confianza que genera. Aunque debemos tener en cuenta, la oferta de rotulos baratos que nos ofertan hoy en nuestro país, como http://www.rotulowcost.es/blog/precios-de-rotulos-barcelona/ donde te orientarán sobre lo que necesitas.

Se deben revisar, que factores importantes intervienen a la hora de definir el valor y la rentabilidad  de tu rótulo:rotulo

*La correcta posición y un ángulo adecuado, que sea visible y que informe tanto a los viandantes como al tráfico urbano.

*El color mantendrá una armonía cromática con el entorno, pero a su vez debemos intentar resaltar como elemento distinto del paisaje, con un contraste adecuado para su correcta legibilidad.

*Debe poseer atracción y producir impacto visual, incertidumbre, curiosidad, y que sea una imagen duradera en la memoria de los clientes, intentando buscar que asocien su marca al producto.

*Concederle un mantenimiento a cargo de los profesionales del rótulo, que además tienen la  capacidad para confeccionar el informe de luminancia.